Comprendiendo que la vista representa el 80% de la percepción humana, el oído el 10% y el resto de los sentidos, tacto, olfato y gusto, el otro 10%.  Esto significa que lo visual es fundamental para vender, al igual que la participación del cliente en el proceso de compra.